¡Escucha este artículo ahora!

¿Para qué te dices? “NO PUEDO”

El 95% de las veces que decimos “no puedo” en realidad queremos decir “no quiero”.

Observa si esta fórmula va contigo:

no” + “puedo” + “una excusa que tenga que ver con tu trabajo, familia, ganar dinero, estudios o enfermedad” = no me tengo que esforzar y salir de mi zona de comodidad y no pasar a la ACCIÓN

Una gran estrategia para pasar a la acción es cambiar el “No Puedo” por la pregunta: “¿Cómo Podría?” Puede ser que en este momento sientas que lo planeado es difícil de lograr, pero si te quedas paralizado en el “no puedo”, definitivamente no podrás.

Muchas veces subestimamos lo que podemos hacer en un año e menos preciamos lo que podemos hacer en 5 años, por ello es que los propósitos del año nuevo no llegan ni a Febrero! nos rendimos fácilmente! Japón, un país ejemplo de disciplina, maneja el Método Kaizen, el cual  se basa en 7 principios:

1.    Un día, Una mejora

Por pequeña que sea, una mejora supone un paso más, acercarte al objetivo general de forma lenta, gradual,  manteniendo el ritmo.

2.    Pasito a pasito

Aunque tu meta pueda ser ambiciosa (el Macro), piensa que ese gran objetivo, se va a lograr en pequeños objetivos alcanzables en menos tiempo. Se trata de una mejora continua. Está basado en uno de los  valores más grandes: La Perseverancia.

Cada día debes tratar de dar pequeños pasos que te acerquen a tu meta.

3.    Búsqueda continua de soluciones

Se proactivo y encuentra soluciones a los problemas que se te puedan presentar. Sin reproches, frustraciones, excusas, ni sentirte la víctima.

El método Kaizen plantea que no hay errores, solo mejoras y así la sensación de satisfacción es altísima y con cada problema solucionado obtienes un aprendizaje, nada de postergar. Cada día estás aportando algo nuevo.

4.    No hay errores, hay cosas que no funcionan bien

Se trata de pensar que lo que percibes como una equivocado, algo que has hecho mal, una acción fallida, sólo se trata de pensar en cómo hacerlo mejor dentro de un rato o mañana. Aquí te haces responsable por tus resultados.

5.    Tómate tu tiempo, sin precipitarte;

Cuando queremos cambios inmediatos, corremos más riesgo de equivocarnos.

Tomarte tiempo no significa perderlo, es tomar decisiones y soluciones a través de nuestro sistema reflexivo, claro sin detenerte, pues caes en parálisis y dejas de actuar.

Saber que tienes tiempo para el cambio también aporta serenidad, disminuye la probabilidad de error y permite que cada uno pueda dar lo mejor de sí sin estar presionado.

6.    Hazlo fácil;

Cuando tratas de facilitarte tus acciones, fallar es complicado. Hacerlo fácil nos permite sentirnos más seguros y nos acerca más a nuestra meta o a lo que queremos.

7.    El ritmo lo marcas tú;

Una vez definido el cambio que quieres realizar o lo que quieres lograr, tómate tu tiempo, porque esa es la propuesta Kaizen.

Tienes todo el tiempo para actuar y modificar acciones que te lleven a tu objetivo. Eso sí, no dejes un solo día de cambiar. Este método de gestión del tiempo puede ayudarte mucho, pero lo  importante es pasar a la acción, y lo primero que debes pensar entonces es: ¿Qué puedo hacer para acercarme un poco más a mi meta?

Andamos caminando creyendo que estamos demasiado ocupados y no tenemos tiempo pero la realidad es que no queremos. Debemos ser honestos, con nosotros mismo.

Entonces ¿Para qué te dices? “NO PUEDO”

es una excusa por tener miedo a colocarte un objetivo y no lograrlo.

No es obligación de plantearse metas, pero si estamos obligados a dejar de engañarnos con cosas que realmente no queremos para complacer a otros. Vamos a empezar a decirnos la verdad en base a lo que queremos, y a ponernos en Acción para lograrlas.

Recuerda:

Tu mundo interior, crea tu mundo exterior.

Abg. Andrea Pérez M.