¡Escucha este artículo ahora!

RECUERDA QUE LO MERECES

Hay varias creencias en relación al merecimiento. Cuantas veces en el pasado te llegaron a rechazar por algo que te nacía del corazón hacer, como podría ser dibujar, cantar, hablar, por tocar un instrumento y quererte dedicar a la música y te dijeron que eso no era un trabajo, que te morirías de hambre, que los artistas se hacían ricos después de su muerte, o cosas que hacías con las que te divertías y te dijeron que no eran cosas “productivas” que maduraras y dedicaras tu vida a algo serio.

Así como esta existen mucha información que implantaron en tu inconsciente, creencias que ellos pensaban que te hacían un bien, aunque en realidad te estaban trasmitiendo sus miedos o creencias.

El No Merecimiento es privarte hacer lo que quieres o conseguir tus metas por este tipo de información limitante que no te permite recibir, pues no te sientes merecedor de recibir el amor, dinero, buenos tratos o simplemente porque creemos que no somos suficientes para solicitar ayuda.

A veces no buscamos más dinero, ni más amor, o ser más felices, porque sentimos que no lo merecemos. Puede ser de forma inconsciente, pero por nuestra formación o historia, puede que nos sintamos culpables por desear más de lo que tenemos. Ese sentimiento no te llevará nunca hacia la Abundancia.

Recuérdate en todo momento que mereces TODO lo bueno, tanto como cualquiera. ¡Recuerda siempre que eres hijo de Dios!, ¡Jugar a ser pequeño no ayuda al mundo!. Agradece todo lo maravilloso que te rodea y comparte lo más posible con la gente a tu alrededor, ama lo que haces y compartirlo, son las llaves de la Abundancia.

Puedes decirte que:

Eres una persona llena de amor, que quieres dar y recibir amor, para entregar sin reservas la grandeza de ser vulnerable y empoderarte en tu sentir.

Que eres una persona honesta, que quieres más dinero para darte algunos gustos y compartir con los que más quieres ¿Qué hay de malo en eso?

Entre otras declaraciones que te empoderen a lo que sabes que por derecho te mereces.

Te doy tres razones por las cuales debes sentirte merecedor/a.

  • Eres perfecto/a tal cual eres

Fuiste creado/a perfecto/a, cada parte de tu ser es perfecta y así tal cual eres estás equipado/a de dones y virtudes que este mundo necesita y el cual puedes desarrollar.

  • Eres un ser Amado

Fuiste creado desde el amor y por consecuencia solo puedes ser amor y dar amor, solo requieres recordarlo. Dios te ama y por eso estas vivo y tienes una misión que cumplir. Comparte ese amor desde tu interior y se engrandece tu luz al exterior.

  • Te mereces todos los regalos

Eres merecedor/a de todos los regalos y bendiciones que están en el mundo, deja de lado el sacrificio, sentirte víctima y disfruta, observa tu entorno, da gracias por lo que tienes, se feliz siendo tu mismo/a, ábrete a recibir y puedes sentirte pleno/a tanto dando como recibiendo.

 

Tu mundo interior, crea tu mundo exterior.

Andrea Pérez Marín